Google+ Followers

Google+ Followers

martes, 16 de junio de 2009

Otra nostalgia

Hay momentos que una mano invisible golpea la aldaba de la puerta de los recuerdos, y al abrirla dispara una sensación imprecisa que no es nostalgia ¿Cómo podría llamarla si no es nostalgia?




Según el diccionario de la Real Academia, Nostalgia es un sentimiento que implica pena por algo que ya no se tiene, según su primera y segunda acepción que textualmente reza:
(Del gr. νόστος, regreso, y -algia).

1. f. Pena de verse ausente de la patria o de los deudos o amigos.

2. f. Tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida.


Pero. cuando me invaden los recuerdos de algunos momentos vividos, no es la tristeza precisamente, la que me habita, sino una sensación de gratitud por haberlos vivido.Una aceptación de que el tiempo ha pasado.Una oportunidad para mirar el hoy y poder decirme " ha pasado mucha agua bajo el puente, muchacha..." y sentir que nada ha sido en vano.

Mucho menos podría llamarlo "Melancolía" ya que esta es una tristeza profunda y permanente.

Entonces, ¿cómo llamar a este sentimiento tan particular del que no me embarga la tristeza sino que me permite solazarme en lo grato del ayer?

Mal que me pese, no encuentro en el rico idoma español, una palabra que defina mi sentir.

En portugués hay un término que se acerca a acotar lo que siento:
Saudade
, según lo expresado en wikipedia:
Como emoción, sentimiento o pensamiento, se trata de una voz que manifiesta la esencia de la vida, la tristeza y la alegría, el pasado (recuerdos), el presente y el futuro en un instante simultáneo. Saudade es la sensación que permanece cuando aquello que una vez se tuvo, material o inmaterial, que en su momento permitia disfrutar alegria y euforia se ha perdido y se le extraña, y el hecho de recordarlo, tenerlo de nuevo, ó pensarlo, produce una sensación de volver a la vida.
.

Entonces,
la presencia de los que ya no están me acompañan: Padres, amigos, maestros, vecinos, que dieron cuotas de experiencias que sumadas me confortan.
Los libros que alguna vez leí, formaron una plataforma donde se apoyan mis nuevas y continuas lecturas, mis aprendizajes y el placer que encuentro en ellos.
La música que me acompañó a lo largo de mi vida, y sigue acompañándome, se suma a lo que escucho hoy.De ello resulta una variada gama de estilos y contenidos, de ritmos, y mensajes, de melodías y timbres imposibles de enumerar.
Las fotos prolijamente ordenadas en diferentes albumes o juntadas anárquicamente dentro de un sobre, resisten sin competir con las que hoy almaceno en mi PC o publico en los reservorios de imágenes via Internet.Ellas representan fragmentos, instantes, consolidados en mi alma y en mi memoria, y prestan algún andamiaje a parte de mi ser.
Los olores que alguna vez percibí y afloran en los recuerdos sirven para solazarme retrotrayéndome al abrazo de mi padre recién afeitado y listo para prodigarme mimos, o a la frescura de lavanda que distinguía a mi madre,o la clásica de moda varonil que se usaba en los sesenta y percibida en el enlace de la danza con mi enamorado de turno, el cítrico que destilaba mi profesora de piano... Me sirve para prolongar en mí esa delicada costumbre de agregar un toque que perdure en la memoria que de mí puedan evocar otros, sin caer en el pecado de ostentación ni de lujuria.O los olores más primarios e igualmente gratos de la piel de mis bebés,o de mi hombre,o del placentero y particular olor de la pasión...O los olores de la casa recién limpia y la ropa recién planchada...Olores que emana la cocina en sus desayunos y comidas principales...Todos una sumatoria que "me hicieron y me hacen"...¿por qué sentirme triste?
Y junto con ellos, los sabores...Todos. Sin excepción. Caleidoscopio rico de imágenes...Cuanto más facetas, mayor riqueza...
¿Y los aportes que me ha agregado el tacto?¿Cómo olvidar cada una de las impresiones alojadas en la correspondiente zona cerebral?

Alma - una amiga virtual - me dice sobre la nostalgia:
La nostalgia va y viene Diana. Es como las hamacas que de repente mecen tu cuerpo entre el sol y la sombra. Todo lo que sube tiene que bajar y viceversa.

En fin. generalmente mis recuerdos no significan "encaracolarme" en el pasado sino reconocerme en el presente gracias al ayer.

28 comentarios:

TriniReina dijo...

Mientras leía me decía a mi misma "saudade, saudade"...

Pienso que los recuerdos, todos los recuerdos que tenemos, nos pertenecen y hemos de amarlos como íntimos que son. Lo pasado es lo que nos ha forjado y bastantes cosas hay en la vida, para renefar de ellas, como para también hacerlo de nuestras vivencias.

Abrazos

virgi dijo...

¡Que bonito lo que escribes! haces todo un recorrido con el que es fácil identificarse. Me has recordado el trozo de M. Proust cuando, gracias a un pequeño dulce, recupera un hermoso trozo de su pasado.
Un beso, Diana

Diana L. Caffaratti dijo...

TriniReina:
Exactamente eso es lo que digo. Coincidimos una vez más. Cariños

Diana L. Caffaratti dijo...

Virgi:
bienvenida.
Relacionar mi texto con uno de Proust¿no es demasiado?
De todos modos, mi ego, agradecido!
Saludos

iñaki dijo...

Hola, Diana.
Es la primera vez que paseo por tus blogs y menuda interactividad que hay, da vertigo, cualquiera te sigue el ritmo, imposible, enhora buena por tu buen hacer y una calidad literaria envidiable.
Hay una faceta que me ha llamado la atención, la relacción tan intensa que tienes con tus alumnos, en este sentido si deseamos desde nuestra modesta casa ofreceros dos espacios creados para ellos, en los que podran publicar sus creaciones literarias, sube tus obras y los peques tambien opinan, ambos en el apartado del foro, si alguno se anima, sera bien recibido.

plataformaliteraria.galeon.com

plataformaautoresnoveles.blogspot.
com

Gracias. Un saludo desde España.

la granota dijo...

Muy bonito, Diana.

Catalina Zentner dijo...

Cautiva de la nostalgia, oscilo entre el hoy y el ayer, es mi sino.

Me agrada este reencuentro, Diana Laura.

Saludos al amigo Oscar Portela si lo ves.

Pronto quizas podamos encontrarnos.

Abrazos,

Diana L. Caffaratti dijo...

Iñaki:
Muchas gracias por los elogios y por la invitación. Trataré de organizarme para estar en tus sitios y que mis alumnos se integren a ellos.
Un saludo.

Diana L. Caffaratti dijo...

La granota:
Ansío ver tus films. Cuando nos vas a dar alguna pista?
Saludos.

Diana L. Caffaratti dijo...

Hola Catalina:
Percibo que estás por venir a Corrientes desde tan lejano país donde estás. Espero poder abrazarte esta vez.
Oscar ya se fue pero estaré en comunicación. Le dejaré tus saludos.
Un abrazo trasatlántico.

Clarice Baricco dijo...

Oh me encantó como lo escribes, porque precisamente hoy platicaba con una amiga sobre este asunto. Yo escribí algo que no sabía explicarle a ella, estaba sintiéndolo, le decía sobre "..colgar el pasado hecho presente"...pero al leerte, es la respuesta exacta.
Y bueno, "saudade" es una de mis palabras favoritas.
Me sentí muy identificada con lo que compartes. Gracias.

Abrazos.

Diana L. Caffaratti dijo...

Clarice:
Las paralelas, alguna vez se juntan...!

Ligia dijo...

Muchas gracias por tu visita y comentario en mi blog. ¿Qué te parece la palabra añoranza? No implica tristeza ni melancolía. A mí me gusta mucho. Abrazos

Diana L. Caffaratti dijo...

Ligia: pensé en ella, pero es recordar con pena, y lo que yo quiero expresar es que no me causa pena recordar.
Gracias pòr la intervención. Me agrada que así sea.

MAJECARMU dijo...

Diana,vengo a tu blog a través de Trini..Y me ha emocionado este post que nos muestras..

..Contiene una tremenda riqueza interior.La nostalgia es inmensamente sabia,nos muestra gran cantidad de matices y la posibilidad de recrearnos..creando de nuevo la vida en ella..Y eso es lo que tú haces,tomar el pasado con tus manos y renacerlo al presente..pintando la eternidad..!

Me encanta Diana,esa sensación es tu nostalgia..!

Te invito a mi blog.
Un abrazo muy fuerte amiga.
M.Jesús

Diana L. Caffaratti dijo...

Majecarmu:
Bienvenida!
Qué lindo lo que me dices! Qué bien me has interpretado!

Rodolfo N dijo...

Diana, "saudade" me parece perfecto referente para este sentimiento epculiar , bello, profundo y mágico.
Besos!

Máximo Ballester dijo...

Y en el final está una de las respuestas a esto que sentís y contás tan amorosamente.

Yo diría que mientras hay placer en recordar, pasar por nosotros esos momentos con sus detalles, no hay tristeza que se pueda instalar. Y más si hay la postura sabia de valorar lo vivido, de ver en eso un tesoro a compartir, a contar.

Creo también que visitar el pasado es indagación. Ahí se desmenuzan texturas que nos arrojan más pistas de quienes somos al haber sido. Por último contar el pasado es creación, y de aquí que lo vivido pueda estar vivo. Y por qué no coleando.

Un placer, Diana.

Un abrazo enorme.

Maria Rosa dijo...

SAUDADE, la palabra justa que encierra los recuerdos volcados al presénte.
Éste hoy está hecho con parte del ayer, somos lo que somos, por lo que fuimos. Hermosa manera de decir las cosas!
Un abrazo
María Rosa

Diana L. Caffaratti dijo...

Ah! QUe lindo es recibirlos, amigos:
Rodolfo N, Máximo, María Rosa!
Se percibe el afecto tangiblemente.
Los abrazo

Lety dijo...

Diana Laura querida, este post, es más bello que todo lo que recordaba y llega a mí en el momento preciso, saudade, saudade, una palabra para recordar, para diseccionarla, para integrarla a la vida, como tu reflexión, que es digna de leerse una y otra vez,

Te dejo mi abrazo enorme

irinaopina dijo...

Sra Diana:
Que hermoso lo que escribió, me sentí identificada en algunos párrafos, a pesar de que soy joven aún, muchas veces siento "Saudade" al recordar momentos que sé, jamás se borrarán de mi mente y mi corazón, muchos de esos momentos los viví en la escuela, junto a mis compañeros y profesores.
Estoy muy feliz de que Ud. forme parte de esos recuerdos, pues se ha ganado un lugar en mi corazón como en el de mis compañeros.

Un abrazo,
Irina Tognola

Diana L. Caffaratti dijo...

lety queridísima:
Repito mi alegría por saberte de vuelta.
Ansiosa por seguir leyéndote.

Diana L. Caffaratti dijo...

Hola Irina:
me enorgullezco de tener alumnos como vos.
Te agradezco lo que me decís.
Puedo asegurarte que cada día que me palnto frente al aula, procuro estar a la altura de las circunstancias, porque cada uno de los adolescentes que quedan por un rato a mi cargo, se lo merecen.
Gracias.!

Abril Lech dijo...

Yo creo que todos leíamos convocando las cosas que nos inundan de nostalgia y melancolía. Lo que no vuelve... Gracias a Dios siempre llegan cosas nuevas, para compenzar...

Juan Carrizo dijo...

Diana me identifico mucho con tus conceptos sobre los recuerdos,me sucede casi lo mismo,no puedo decir que somos almas gemelas porque soy hombre y a mis hijas que son grandes les ocurre tambien,ellas recuerdan con mucho amor el olor a faturas que traia yo desde mi lugar de trabajo la panadería,por ejemplo y muchas cosas mas (muy bueno tu relato) original fuera de serie

Anónimo dijo...

Diana, la cazadora de emociones y de palabras para expresarlas mejor. Esa nostalgia, esa tristeza, queda mejor dicho en saudade..en mi opinión. La pura cadensia que tiene, la sola frma de caer sobre la lengua como sila tristeza fuera líquida y además dulce.
En fin seguiré tus escritos.
Cariños,

Anónimo dijo...

UN ADIÓS PARA LA GENIAL INDA LEDESMA por OSCAR PORTELA


Nada por aquí. Nada por allá. Murió Inda Ledesma. ¿Y quien era preguntarán los más jóvenes?

Y los que acostumbrados al “rating”, los que reverencian el éxito de avatar, los que todo lo saben acerca de los nuevos directores de cine que para presentarse ostentan “tarjetas” en las cuales se dice…..Inda fue de todos los personajes del gran arte cinematográfico que conocí la mas importe – junto a Maria Rosa Gallo – de las actrices-directoras del teatro argentino, y una de las actrices excepcionales de la escena múltiple – que merece morir en el desconocimiento de sus connacionales- en un tiempo de indigencia, en la que nada tiene importancia como no ser los comerciales del “reality-show”, mientras actrices de oros países, gozaron y gozan, hasta la ancianidad, de honores y hasta de tributos protagónicos, mientras a Inda jamás el periodismo amarillo la invitó, ( tiene La palabra) … para que explique cual era el legado que deja hoy a una nación, pobre en ejemplos de excelencia, en todos los ámbitos de la vida social.

Basta con recordar los nombres con los que se codeó en el escenario: Shakespeare, Moliere, Miller, Euripides, Williams, Chejov, O´Neill, Brecht, su amado Pirandello, y tantos otros….

A su lado China Zorrilla resulta una figura de circulación, mientras Inda vivió y vive solo en las escenas de un espectáculo: yo llevó en la memoria la aparición suya, deslumbrante, en un filme raro como “Flop” de Eduardo Mignona (estoy convencido de que en nuestro país solo ella era capaz de hacerlo), como el de crear un personaje caro al mejor Fellini, y llevaré en mi memoria su puesta de “Lisistrata” en el Teatro “San Martín”, pero lloraré no haberla visto en su “ Medea” de Euripides, y en su “MacBeth” del Cisne de Avon.

Inda podía hacer lo que quisiese pero era fundamentalmente una trágica.

Productora y directora dejó a la televisión argentina una de las experiencias más estremecedores de lo que debe ser una Tv. formadora de Cultura: su dirección del “Israfel” de Abelardo Castillo, con una de las más perfectas actuaciones de Alcón a lo largo de su extraordinaria carrera.

No se reunirán multitudes para despedirla: los que la conocieron y trabajaron con ella callarán lo que fue y el periodismo estará ocupado en la vida de Ricardo Rokefort: esa es la argentina de la “Demokracia” que muchos alaban: Sea la Eternidad para Inda Ledesma, ejemplo de conducta humana, de genio y disciplina como actriz: esas virtudes que faltan en este triste país que hoy vivimos: ¿que ya vendrán tiempos mejores? Jean Moreau la comprendería, solo que Inda no filmo en los países en los que trabajó la enorme actriz francesa, que alguna vez seguramente se reunirá con su par argentina.INDA LEDESMA era un volcan de talento.No la velaran " oficialmente": no era un "mito popular" y no dá reditos políticos.

Así los pueblos olvidan a sus verdaderos maestros.