Google+ Followers

Google+ Followers

viernes, 30 de noviembre de 2007

EL PREMIO CERVANTES 2007

La máxima distinción de la literatura castellana: reconocimiento a su obra
Es el Nobel de la lengua castellana
Si Dulcemente

si dulcemente por tu cabeza pasaban las olas
del que se tiró al mar/ ¿qué pasa con los hermanitos
que entierraron?/¿hojitas les crecen de los dedos?/¿arbolitos/
[otoños
que los deshojan como mudos?/en silencio
los hermanitos hablan de la vez
que estuvieron a dostres dedos de la muerte/sonrien
recordando/aquel alivio sienten todavía
como si no hubieran morido/como si
paco brillara y rodolfo mirase
toda la olvidadera que solía arrastrar
colgándole del hombro/o haroldo hurgando su amargura
[(siempre)
sacase el as de espadas/puso su boca contra el viento/
aspiró vida/vidas/con sus ojos miró la terrible/
pero ahora están hablando de cuando
operaron con suerte/nadie mató/nadie fue muerto/el enemigo
fue burlado y un poco de la humillación general
se rescató/con corajes/con sueños/tendidos
en todo eso los compañeros/mudos/
deshuesándose en la noche de enero/
quietos por fin/solísimos/ sin besos

La página de Gelman
La bitácora de Gelman
Opiniones sobre la obra de Gelman y el premio Cervantes

martes, 20 de noviembre de 2007

Las palabras

Yo tengo las palabras que quiero

Guardadas en una especie de talega

Las fui almacenando cada vez

Que salía de caza a por ellas

De vez en cuando las ventilo

Las bato al aire y las cuelgo

En algún verso bien hallado

o devenido en contramano.

Palabras que suelto con cuidado

Que ascienden como palomas hacia el cielo

O regresan cual golondrinas en verano

O hienden su filo más hiriente

En mi corazón, el mismo

Que las templa

Las bruñe

Las perfila

Las mantiene vigentes cada día

miércoles, 14 de noviembre de 2007

El piano

Imagen





Vuelcas por mis oídos

Hacia el torrente de sangre

Deshaciendo el frío acostumbrado

Manos que me alcanzan

sonoridad del piano

En medio de la noche

Viaje espacial

Ascendida

Espiral creciente

Oigo tu aliento

Dentro de los huesos


Crepitan estrellas

Miríadas celulares

Y un concierto interno

De hielo consumido

Pulso a pulso

Ah! La música sagrada.


Último acorde…


El silencio

Comienza a extrañarte…





viernes, 9 de noviembre de 2007

La presentación del libro Confieso que soy Argentino



Amigos: comparto con Ustedes, los comentarios que se publicaron luego de la presentación del libro, en


Confieso que soy argentino



Este Martes 6 de Noviembre, se llevó a cabo uno de los actos culturales más trascendentes del año, en la presentación del libro, "Confieso que soy Argentino" del Dr. Héctor Daniel González, en el Salón de actos de la Escuela Normal. Expreso esto porque, los distintos homenajes que se le rindieron a este hijo de Esquina (que triunfa en el exterior, ya sea tanto, en su profesión de médico como podría decir en la de "ser humano"), fueron de un nivel cultural asombroso.



Desde las palabras de presentación de su amigo el "Profe" Moreyra, con su singular y picaresca vestimenta, quien usó la complicidad de la amistad, para llevar a Daniel tanto de la sonrisa a la carcajada, como de la emoción al llanto.
La Profesora Cristina Petraglia, quien prologó su a anterior trabajo,en la parte que le corresponde a "Prosacosis",(libro escrito conjuntamente con Moreyra y prologado por Diana Caffaratti) en lo que atañe a este último - aun sin conocerlo personalmente, le escribió en ese entonces una poesía, que lo describió como si lo conociera.

Luego las palabras de la poetisa y amiga, Teté Rivero, conmovieron hasta las lágrimas al público y a Daniel, con frases que evocaban la emoción del retorno a su terruño.



La sapiencia y experiencia de la Profesora Diana Caffaratti, Diana Laura para Daniel, desmenuzaron el libro en su comentario y análisis.



Mirando la cara del autor mientras Diana expresaba el contenido del libro, uno piensa, será eso lo que quiso expresar? estará contento con ese análisis?, las dudas pronto se esfumaron, al finalizar: Daniel comenta perplejo la excelente interpretación de sus escritos.

Las palabras de Daniel fueron de agradecimiento a todos sus amigos, compañeros, colegas y conocidos que estuvieron presentes, ya sea en esta presentación como en algún trecho de su vida, algunos, que lo marcaron más que otros, y formaron parte de quien es hoy.

En la ronda de preguntas, Daniel se desnudó. No se asusten, no fue un strip, fue un desnudo del alma, las preguntas de la audiencia, en especial de alumnas del Instituto Divino Salvador, hicieron que Daniel reflexione sobre muchas cosas, que tal vez, solo se animo a expresar antes unas páginas en blanco, pero en ésta, su noche especial, las emociones triunfaron y Daniel dejó de ser el doctor y paso a ser ese loco lindo "karateca" que las calles de Esquina conocieron en su adolescencia.
Nos emocionó con sus relatos y ejemplos, que utilizó como respuestas, con su filosofía transformada en realidades (fisiología fue su termino); un Daniel con respuestas concretas y llena de sabidurías del hombre de mundo.



Al finalizar, Daniel recibió presentes de su promoción escolar de 1978, de la Dirección de la Escuela Normal y del Instituto Divino Salvador, instituciones organizadoras de la presentación y también un diploma como columnista de Cachoabaré y nuevo columnista de Portal Sur en cuanto a innovaciones en la medicina.

Realmente una noche inolvidable para los que pudimos disfrutarla.
Edgardo Rebechi - Director de Portal Sur



El martes 6 de noviembre de 2007, en el Salón de Actos de la Escuela Normal Dr. J. Alfredo Ferreira, a las 21, se produjo la presentación del libro del Dr. Héctor Daniel González titulado “Confieso que soy Argentino”.

Héctor Daniel nació en Esquina en 1961, lugar de alguno de sus estudios, culminando su carrera médica en la ciudad de Corrientes. Los últimos veinte años pasó en Europa y en Estados Unidos especializándose en transplantes.

Es su profesión de utilidad humanitaria. También escribe y publica libros. Uno de ellos escrito con José A. Moreyra, fue presentado en esta misma Escuela y Salón el lunes 15 de agosto de 2005 como adhesión a los actos sanmartinianos llevados a cabo por la Asociación General San Martín. Él estuvo ausente debido a algún trámite burocrático de su pasaporte que lo dejaron al borde del avión. En esa oportunidad la sala estuvo repleta, como merece todo acto cultural y máxime, escasos en nuestra población.

Este martes pasado estuvo el autor a sala aún más llena, donde todos quisieron estar presente y saborear su libro tomando un poco de su filosofía.

El acto protocolar conducido por Luis Vallejos comenzó con las palabras de José Moreyra, su amigo dilecto, recordando su trayectoria y anécdotas locales de juventud.

Cristina Petraglia, quien prologó “Prosacosis”, con una poesía de su autoría, marcó la presencia y decir femenino en la noche, que a esta altura ya fue emotiva.

María Alcides “Teté” Rivero con palabras sencillas y un poema, fue al decir de Héctor Daniel, lo mejor de la noche, para él, indudablemente por el conocimiento de los dos.

“Dianita”, Diana, Diana Laura, Diana Caffaratti, o naturalmente y con sus laureles a cuestas “La Caffaratti”, analizó la obra punto por punto con apreciaciones ajustadas al pensamiento del autor y al de la concurrencia. Magnífica, lujosa y majestuosa, explicó meridianamente por qué el libro es un ensayo.


Entre uno y otro conferenciante se leyeron notas ponderativas locales y del resto de país a cuales más emotivas y de personas de todas las edades, llamando mi atención, una de Entre Ríos, que al final, era de Víctor Buiatti, persona dedicada a la cultura que convivió en Esquina hace algún tiempo.

Después llegó el momento de las palabras y la filosofía del doctor autor. A esta altura la emoción ya había hecho estragos en él y los asistentes. Para bien.

Explicó, pidiendo disculpas por algunas fallas en el lenguaje, mezcla de español con argentino, el porqué del título del libro y de sus experiencias lejos de su terruño. Todo sin desperdicios, convirtiéndose en una clase de filosofía de vida, atrapando y subyugando a todas las edades. Sin desperdicios, para pensar, para exprimir.

El auditorio quiso preguntar y así lo hicieron personas mayores. Pero la juventud también piensa y analiza lo suyo y de esta manera brillaron los estudiantes del Instituto Divino Salvador, sin distinción de edades o cursos.

El ensayista, aun confesando que no tenía respuestas, cada una de ellas eran contestaciones claras y de alto nivel filosófico pero con ejemplos.

Luego llegaron los obsequios y reconocimientos de ex compañeros de Escuela y colegas.

En resumen: Fue el acto puramente cultural realizado en Esquina más significativo, más grande y sin desperdicios, donde un público heterogéneo (desde primer grado llegando a los octogenarios) aplaudió, se emocionó e indudablemente aprendió.

Como reflexión: Si tomamos en cuenta los tres últimos años, el quehacer cultural esquinense está en crecimiento y sin puntales oficiales. El número de personas reconocidas de este hacer, aumentó, creció, pero más progresó en calidad que en número, madurando en cada acontecimiento llevados a cabo en las escuelas primarias y secundarias de la localidad y fuera de ella, caso la Costa del Río Uruguay, Libertador, Corrientes, Cosquín, Buenos Aires, Rosario o Paraná.

Y así se llega al fin del presente año con un acto de calidad y para aprovecharlo e imitarlo, por ello causó sorpresa, la única y abrupta retirada de un integrante del público y su acompañante, relacionado con “ésa cartera” tan promocionada, hecho no edificante, pero que según los primus de noviembre, presagian mayor crecimiento cultural con esfuerzo privado, para beneplácito de la población, con calidad y altura, por supuesto.



Aníbal Expedito Méndez, Mañana del Jueves 8 de noviembre de 2007, día de “Los Cuatro Santos Coronados”

Las imágenes también fueron obtenidas en Portal sur, cuyo link figura al principio de este artículo.