Google+ Followers

Google+ Followers

lunes, 3 de julio de 2006

Irreverencia a Cátulo

Dicebas quondam solum te nosse Catullum,
Lesbia, nec prae me velle tenere Iouem.
dilexi tum te non tantum ut vulgus amicam,

sed pater ut gnatos diligit et generos.
nunc te cognovi: quare etsi impensius uror,multo mi tamen es vilior et levior.
qui potis est, inquis? quod amantem iniuria talis
cogit amare magis, sed bene velle minus.


Desde un poema de Catúlo, traducido al español rioplatense (españo hablado en la Argentina), nació:
CARTA A LESBIA, de mi autoría
(La traducción no me pertenece)
"En otro momento decías, Lesbia, que sólo admitías a Cátulo y que ni a Júpiter querrías tener en vez de mí. Entonces te me enamore de vos no como el vulgo a su amante, sino como un padre ama a sus hijos y a su linaje. Ahora sé quien sos. Por eso, aunque ardo vivamente, me sos mucho más vil y traidora. Me preguntas cómo es posible. Porque una injusticia tal obliga a desear más pero a apreciar menos."

CARTA A LESBIA

Lesbia amada, idolatrada y por tanto también odiada:
Me juras y perjuras que sólo a mí has de amarme.
Desgarras tus vestiduras. Derrochas palabras y lágrimas con tales aseveraciones.
Mas es voz de todos, tus liviandades frecuentes, y que a tu esposo también de tu suavidad le haces preso.
Inútil es decirte cuánto te amo y qué grande es ese amor que por ti guardo.
Me han caído ya las vendas. Ahora todo veo claro: a tus encantos he cedido y por tus encantos vivo enredado. Enredado en llantos y solitarias noches. Enredado entre el decir del populacho. Enredado entre lamentos y engaños.
De lo noble a lo innoble caigo. Entre amor y odio me debato.
El odio es el que mueve este momento, pero al instante muero de amor que es tormento.