Google+ Followers

Google+ Followers

lunes, 28 de noviembre de 2005

laberintos

Mis pies se izaron sobre ondas espaciales.
La voz del grito se perdió en el infinito, repetida en ecos de insondable largura.
Fibras ópticas, ondas , microondas, rumores satelitales atravezaban la ignorancia informática.
A veces leve y otras tantas rotunda como el peso de mi cuerpo luché en esl mundo desconocido.
Mi triunfo es pequeño. Ínfimo. Y reiterando la primigenia idea, aquí vuelvo porque he vuelto, siempre en prueba y sin lamentos.