Google+ Followers

Google+ Followers

lunes, 28 de noviembre de 2005

laberintos

Mis pies se izaron sobre ondas espaciales.
La voz del grito se perdió en el infinito, repetida en ecos de insondable largura.
Fibras ópticas, ondas , microondas, rumores satelitales atravezaban la ignorancia informática.
A veces leve y otras tantas rotunda como el peso de mi cuerpo luché en esl mundo desconocido.
Mi triunfo es pequeño. Ínfimo. Y reiterando la primigenia idea, aquí vuelvo porque he vuelto, siempre en prueba y sin lamentos.

4 comentarios:

Pelusa dijo...

Tu triunfo no es pequeño. Tampoco ínfimo. Sea quien fuera que seas, es bueno volver, siempre en prueba y sin lamentos... hay que gastarle el alma en probar y apostar a los sueños por soñar, de eso se trata vivir, ¿no?.
Me encantó: "aquí vuelvo porque he vuelto, siempre en prueba y sin lamentos"... dice mucho de ti.

Pelusa dijo...

Dejé mensajes para cada texto de tus chicos y nada...

Pelusa dijo...

Triunfo es el que lograrás si consigues dominar esta herramienta. ¡Suerte!

Jorgelmonzon dijo...

Cada vez que despiertes y recuerdes que de tu cuerpo brotó vida más de una vez, sabrás que nada fue en vano... Has plantado tus semillas... Get ready for the harvest!!!!!