Google+ Followers

Google+ Followers

domingo, 24 de febrero de 2013

ALGUNAS EVAS


Las veo pasar con un dejo de hastío y la miseria de sueños perdidos.
Al alba, con la inutilidad de una noche colgada en sus espaldas.
Con la nadería de su vaivén empapado de babas y alcoholes distintos.
La mano en la boca ocultando el insomnio obligado.
Y esa sensación de pena por el orgullo que olvidan en la oscuridad de una esquina.
Son leves espectros de sombras.
Tal vez, arrastren un estéril y oscuro tormento después de cambiar por unas monedas su cuerpo.

Origen de la imagen proporcionada: aquí