Google+ Followers

Google+ Followers

miércoles, 15 de julio de 2009

Desmemorias


Instante innominado
que se olvida
entre vacío de palabras
devuelto
en sombras
rompiendo relojes
amordazados
sin rumor de tiempo
rechazado
sobre una tribu de lágrimas

Alucinada sangre
que empeña
escarchados fuegos
desnudos.

Estigma de virgen violentada

13 comentarios:

Alma dijo...

Querida Dianita!!!

Tantas lunas sin saber de ti. Sí, la verdad es que aveces me sorprendo de haber sido capaz de escribir tanto en cuatro años. Pero bueno, así es una cuando tiene las palabras apretujadas en la mente queriendo salir.

Tus poemas siempre me han gustado, Diana y de alguna manera estás entre los ejemplos que sigo siempre para poder, algún día, escribir con la madurez que necesito... Tu corazón es tan impetuoso como el mío. Sólo quienes tenemos fuego en el cuore podemos sacar a la luz sentimientos así...

Un beso Dianita...

Desde Chile te envio miles de cariños...

Y gracias por participar de mi fiesta :)

virgi dijo...

Ya esperaba algo nuevo, Diana.
Esa muñeca rota y el poema me han impactado.
Un abrazo fuerte, gracias por tus comentarios

TriniReina dijo...

Siempre me ha impactado la imagen de una muñeca rota y, si a esa imagen le añadimos la dureza del poema, es un conjunto que penetra y arde.

Besos

la granota dijo...

Qué texto y qué foto tan duros!!

marcebrise dijo...

Apenas lo leí lo relacioné con la docente de Santa Fé que fue vilada y asesinada salvajemente y que me impactó tanto!!!Gracias por tu continuo apoyo,mi maestra.

Máximo Ballester dijo...

Hora tremenda que habita un tiempo dentro de un tiempo y deja su huella de dolor.
Duro pero bello, querida Diana.

Un abrazo.

Abril Lech dijo...

Terrible. La imagen ya me encogió el alma. El texto ni te cuento!

Mar dijo...

Letra e imagen son "Alucinada sangre
que empeña
escarchados fuegos
desnudos..."

Desmemoria de estigma, hecho verbo.

Un abrazo, Diana

CarlosOctavio dijo...

Adhiero a los comentarios de TriniReina y Virgi. Siempre me impactaron esas fotos ...

Juan Carrizo dijo...

Diana esta imagen y el poema estraron por los iris de mis ojos se anidadaron en mi corazón,y un grito se anudó en la garganta¡¡¡Cuidado con nuestros niños!!no los dejemos solos

Clarice Baricco dijo...

Oh duele-duele. Llegador.


Abrazos.

Gonzalo dijo...

Que el tiempo se detenga y hable el fuego de la poesia

Catalina Zentner dijo...

Muñeca rota, ¿quién llora por tí?
Hermoso, crudo, inolvidable.

Abrazos,