Google+ Followers

Google+ Followers

martes, 24 de abril de 2007

INSEPARABLES

Habían comenzado la vida casi juntos. Ya no sabían cuál era la diferencia temporal entre ellos y poco importaba; tan estrecha era su relación.

Cuando el calor agobiaba, los dos lo sufrían por igual: la misma sensación de agotamiento, igual debilidad y desesperación por algo que los aliviara.

Cuando era la estación de las heladas, ambos se acurrucuban o se aproximaban más para brindarse abrigo, insuflarse un poco de tibieza,y se lamentaban no poder tener un a manta para aliviar esa sensación punzante que atravesaba el ser.

El hambre, tambien. Y la sed... Exactamente igual. Un calco uno del otro...

Y sentirse desamparados y pobres.

Pero la frustración no alcanzaba para hacerles disminuir la fortaleza de ese abrazo que al juzgar de los vecinos era exageradamente extraño.

Daba envidia verlos: Siempre estrechándose, a la vista de todos, como para reafirmar que el amor es lo que vale, y nada más...

_Mientras el cronista hablaba, el cameraman tomaba imágenes dando un rodeo al "capricho de la naturaleza": una enhiesta palmera en cuya estructura había desarrollado desde la raíz y abarcando parte del tronco, un árbol de otra especie que al terminar su tronco se bifurcaba en dos ramas que abrazaban el cuello de la palmera y se izaban en ramificaciones menores hasta acariciar el flequilludo penacho de la planta tropical.


NOTA de la REDACCION: a este post no lo ilustré, pues la imagen era demasiado elocuente. Para verificarlo ir a este vínculo
Un abrazo a todos.

16 comentarios:

Noa- dijo...

Raices fundiéndose en la tierra y entre ellas.
Eso es la unión. Las alegrías compartidas, la carga de las penas repartidas.

Saludos

Clarice Baricco dijo...

Una belleza, un amor, que necesitamos proteger ante todo aquèl que atente.
Es vital, es necesario protegerlos a cualquier costo.
Lindas letras para ellos has dedicado.

En cuanto a mi casa, sabes que es tu casa y puedes tomar lo que gustes, para mi es un privilegio y te agradezco mucho-mucho.

Abrazos primaverales.

felipe tudela dijo...

los sueños requieren tener bien plantados los pies en el suelo. ¿Hay mejor sueño que el amor?
Un abrazo

Miguel dijo...

Has hecho un descripcin que inmediatamente me llevó a un árbol cuyas sus ramas son como tú lo describes. Alucinante. Contemplarlo es como ir descubriendo escenas de una unión en constante dinamismo pero sin desprenderse.

Precioso lo que has escrito; voy a buscar la foto para que lo veas... porque es alentador que unas palabras que podrían ser sólo deseo se den y se dan... y no sólo el árbol con ramas abrazadas.

Un abrazo de árbol :)

BohemiaMar dijo...

Una buena fotografía. Hice un post titulado "Caprichos de la naturaleza", míratelo si no lo leíste, es digno de admirar tanto arte.
Un beso Diana.

BohemiaMar dijo...

Acabo de recibir tu comentario en mi blog. Si buscas en la sidebar donde pone Artículos anteriores, lo encontrarás, es un post solo de fotos, te gustará.
Ah, me agrada que no te guste mi Luismi, así los besos que te diera a tí me los quedo yo....jeje.
Un beso.

citadinokane dijo...

Diana,
No início do post pensei que estivesses falando de duas pessoas. Muito linda a mensagem.
Beijos,
Pedro

la granota dijo...

Mis perros disfrutan enormemente de acurrucarse junto a mí en el sillón.

rafael pq dijo...

Da gusto leerte.Ya lo creo. Y menudos dibujos.
Un abrazo va para Argentina, escritora talentosa.

Mariluz Barrera González dijo...

Lástima que los Seres Humanos no sintamos el amor como lo expresa la naturaleza, al contrario siempre vamos en contra de ella.

UN BESO.

Manuela dijo...

Preciosas palabras, no necesitan más.

mensajero dijo...

yo sabia que los arboles eran vida, "a pesar de la famosa manzana", pero nunca sospech pudiesen servir de imagen al amor. Va siendo hora de que seamos capaces de aprender de todos los que quieran enseñar y la naturaleza sabe hacerlo.
Saludos

Jok dijo...

Es el amor lo que vale y nada más.
Es el amor lo que vale y nada más.
Pero nunca hemos de olvidar el hacha de la monotonía, la sierra de los celos, la poda de la falta de respeto por exceso de confianza, la plaga del acomodamiento. Y otras adversidades del mudo arbóreo. Estos infortunios existen, están ahí. ¿Habrían ellos vencido para siempre su malévolo poder?

Diana L. Caffaratti dijo...

Noa_: como lo dices tú. Tal cual:si hay amor mutuo, hay equilibrio.


clarice:
gracias por hacerme sentir tan cómoda. Te avisaré cuando ponga en marcha el trabajo.
En cuanto a tu comentario: es verdad. Es hora de que comencemos a proteger lo bueno de este mundo.

Felipe:
No. No hay mejor sueño que el amor. Y mejor aún cuando de sueño se torna realidad.
Abrazos.

Miguel:
espero las fotos!
Tengo suma curiosidad por verlas!.
Saludos.

Bohemiamar:
¡menudos líos habría en el mundo si todos gustáramos del mismo!
Aprovéchalo todo...
:) ;)

Pedro:
me encanta que vengas por aquí.!
Bijos de mí para tí...

la granota:
para los demás parecerás "descolgada", pero, sé de qué estás hablando.JA, ja!
Cariños.

rafael pq:
Abrazos recibidos y que retribuyo en estos momentos.
Me "inflas" el ego notablemente.

Mariluz Barrera González:
Si sólo nos detuviéramos un momento dispuestos a ver cada lección de la naturaleza...
Obviamente, estoy de acuerdo con lo que dices.

manuela:
gracias. Muchas gracias.

Mensajero:
Tú y Mariluz concuerdan. Yo también... Y sospecho que muchos más.
Un saludo verde vegetal.

Jok:
la mirada sobre los enemigos, la has puesto y exporesado tú con acierto.
un beso, amigo.

Isabel Romana dijo...

Desde luego que la descripción es muy elocuente. Así que esos dos personajes pertenecen la mundo vegetal, del que tanto tenemos aún que aprender... Besitos, guapa.

Diana L. Caffaratti dijo...

Así es amiga Isabel...Y tú cuánto enseñas de hitoria en tu "Mujeres Romanas"! Es incalculable el valor de tus escritos.
Cariños