Google+ Followers

Google+ Followers

lunes, 10 de abril de 2006

No había una transparencia perfecta.
Igual, recorría los contornos con esa inercia que le era propia.
A veces, se detenía para jugar en algún extremo que la invitaba a saltar, y sopesándose, decidía salvar el abismo dando una cabriola hasta aterrizar en el terreno próximo.
El camino realizado había quedado señalado por un halo húmedo.
Y seguía sigiloso en el descenso hasta la estrecha vía donde le sería muy difícil avanzar.
Ana tomó una toalla y secó la gota de sudor que había se deslizaba entre sus pechos.

3 comentarios:

antoñita la fantástica dijo...

solo pasaba por aqui para husmear....asi que visitada, leida y husmeada quedas.

un abrazo...(por cierto, me gusta...vuelvo...)

Laura dijo...

Hola Diana y tocaya!

Gracias por visitarme. Me di una vueltita para retribuirte el saludo y me encontre con un maravilloso blog!

Besos

hack de man dijo...

Un texto abierto a dejarse llevar por la mente de cada uno... Sugerente y sutil...

Besos!

H.